english_center

¿Por qué no te gusta el porno?

No es ningún secreto que la pornografía está más dirigida al público masculino que al nuestro, ya sea porque son mayores consumidores o porque los directores más importantes de este tipo de cine aun no se arriesgan a hacer guiones para ellas, en casi todas las escenas salen chicos metiendo y sacando su polla ya sea por el coño o por la boca sin ningún tipo de contemplaciones.

Por esta y muchas razones más, las mujeres no están acostumbradas a ver una película o un vídeo pornográfico ya que les parecer obsceno, pero no por el hecho de que el chico se masturbe mientras lo visualiza sino porque en este sector, aunque cada día lanzan mas vídeos para ellas, no está integrado a la mujer como les gustaría.

Hay muchas posibilidades como por ejemplo, “lesbianas”, es un buen apartado para ver mujeres tocándose entre ellas mientras gozan de placer, a la vez que se comen el coño para llegar al orgasmo, este es uno de los tipos de vídeos que podrás encontrar en esta categoría, orientada a ellas, muchas se quejan de que necesitan mas variedad para poder masturbarse de forma placentera.

La cuestión es que el porno tiene una gran audiencia y ha llegado a representar una importante fuente de información. El problema viene cuando alguien cree que el sexo real debería parecerse mucho al del porno… Y esto es imposible.

Muchas de las relaciones en pareja se rompen ya que una de las dos partes quiere imitar las escenas que ha visto en una película pornográfica, pero no se dan cuenta de que su pareja no está preparada como una actriz porno y no puede realizar las mismas guarradas que ha visto en la pornografía de hoy en día. Hay que tener criterio para diferenciar la ficción de la realidad, y seleccionar aquella pornografía que sí nos haga vibrar, puesto que puede tener beneficios en nuestra vida sexual.